Dick Keis, académico estadounidense, ha iniciado esta crónica de viaje  (Moving on, diario de mi tiempo y mis viajes en Francia y México http://dick-keis.blogspot.mx/) en homenaje a Marie su esposa, quien muriera a principios del 2011. Marie fue una artista plástica francesa que en Oaxaca logró plasmar la complejidad de la belleza de una sociedad mexicana desigual, injusta, contradictoria. Ella no pudo terminar su libro Faces and Stories: a Sketchbook Journey in México (Rostros e Historias: bocetos de un viaje a México). Ahora Dick lo reconstruye con una narración que es al mismo tiempo memoria amorosa de la vida de una pareja y recorrido por un país visto y valorado desde la perspectiva plástica y la sensibilidad social de esta artista gráfica. Reproducimos aquí, con permiso de su autor, la entrada Una ráfaga de viento, en la que explica la forma en que Marie trabajaba y nos regala la riqueza espiritual de su vida.

 

El verano llega a su fin y mis pensamientos una vez más vuelven a la carretera y mi salida hacia Oaxaca. Me siento muy afortunado de ser capaz de vivir la vida que hago, este ir y venir entre dos lugares hermosos. Pero el viaje es mucho más que un lugar hermoso. Como Henry Miller escribió una vez: "El destino nunca es un lugar sino una nueva forma de ver las cosas". La capacidad de vivir este estilo de vida es una cuestión de buena suerte por un lado y las prioridades que se establecen y las decisiones correctas que se toman por el otro.

Hace poco recibí un correo electrónico de un amigo que es un fotógrafo consumado y autor de libros para niños. Él acaba de presentar su libro 115 para su publicación y ya está listo para comenzar otro. Él escribió: "En cierto sentido me siento muy bendecido, y veo la vida desde la perspectiva de la edad. En un par de meses cumpliré 85. ¿Retiro? Lo hice cuando cumplí 30 y me dediqué a lo que yo quería hacer, y todavía lo estoy haciendo."

Sus palabras calaron hondo en mí. ¿No es eso de lo que se trata la vida: hacer lo que realmente quieres hacer? ¿Cuántos de nosotros lo empezamos a hacer “hasta el "retiro", sólo para descubrir que es demasiado tarde? 



Ilustración por Marie Le Glatin

 

El dibujo que ilustra esta entrega fue hecho por Marie en uno de nuestros viajes a México. Ella y yo nos encontramos en el camino, y la carretera fue parte integral de nuestros 35 años juntos. Cuando Marie falleció, decidí continuar con el estilo de vida que nos encantó tanto. Sin duda, es un viaje diferente, pero todavía lleno de asombro y novedad. Yo escribí un poema después de la muerte de Marie para acompañar su boceto:

 

Así es el camino

 

Cuidado con el tren

 

Las carreteras de México

apuntan al sur desde la frontera

y hacen que me pregunte hacia dónde vamos,

a dónde pertenecemos.

El hogar es donde está el corazón,

pero los corazones pueden parar

y uno puede perder su sentido de pertenencia.

Así es el camino

Torcer y errar de un lado a otro,

pero siempre hacia a alguna parte.

Lleva tiempo descifrar la ruta en el mapa de la vida,

muchos obstáculos se cruzan, muchos desvíos

antes de llegar a un destino desconocido.

Fotografía de Dick Keis

 

La vida de una pareja no termina con la muerte de la mujer amada, con la ausencia del hombre que se ha ido. El dolor lo enfrentamos con la memoria. Así, poco a poco, construimos un territorio nuevo en el que la figura ausente resplandece.