".$creditoFoto."
Desde su fundación en el siglo XVI, la ciudad de Puebla se ha proyectado como un modelo urbano de la modernidad. Su construcción y desarrollo se han administrado desde los principios económicos de la apropiación progresiva de tierras, su industrialización, y el valor de la propiedad inmobiliaria como fuente de ingreso y signo de estatus económico. Este formulado orden ha afianzado a su vez una estructura social indispensable para su propio sostenimiento, naturalizando así las concentraciones de pobreza y prosperidad de la ciudad.


Programa: III Jornada “Puebla: ciudad, capital y cultura”