".$creditoFoto."

El autor de estas anotaciones al texto final del llamado Acuerdo de la Cumbre del Euro sonbre Grecia es Yanis Varoufakis, exministro de finanzas del gobierno griego de Syriza. El texto ha sido traducido y publicado por la revista digital española Sin Permiso.

 

 Lo que leerán a continuación es la declaración de la Cumbre del Euro (o la Capitulación de Grecia, como pasará a la historia), con las anotaciones de un servidor. El texto original no queda modificado por mis notas que están detrás del texto entre paréntesis (y en rojo). Lean y lloren…

 

Declaración de la Cumbre del Euro, 12 de julio de 2015.

 

La Cumbre del Euro destaca la necesidad crucial de restablecer una relación de confianza con el gobierno griego (es decir, el gobierno griego debe introducir nuevas medidas estrictas de austeridad dirigidas a griegos más débiles que ya han sufrido duramente) como condición previa a un posible acuerdo futuro sobre un nuevo programa del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) (o lo que es lo mismo, otro crédito para “prolongar y fingir”). En este contexto, la asunción de responsabilidades por parte del gobierno griego es clave (o sea que el gobierno de Syriza debe firmar una declaración de rendición a la “lógica” de la troika) y la aplicación con éxito será una consecuencia de los compromisos políticos Se espera que todo Estado Miembro de la zona del euro que solicite ayuda financiera al MEDE dirija, cuando sea posible, una solicitud similar al FMI. Se trata de una condición previa para que el Eurogrupo acuerde un nuevo programa del MEDE. Por consiguiente, Grecia solicitará un apoyo continuo del FMI (en términos de supervisión y financiación) a partir de marzo de 2016 (es decir, Berlín continúa creyendo que no se puede confiar en la Comisión para “hacer de policía” de los programas de “rescate” europeos). Dada la necesidad de restablecer una relación de confianza con Grecia, la Cumbre del Euro acoge con satisfacción el compromiso del gobierno griego de aprobar sin demora un primer conjunto de medidas (Grecia debe someterse al ahogamiento fiscal, incluso antes de que les ofrezcan financiación). Estas medidas, acordadas previamente en su totalidad con las Instituciones, incluirán: el 15 de julio a más tardar

• la racionalización del sistema del IVA (lo cual implica hacerlo más regresivo por la vía de que el aumento de los tipos fomente una mayor evasión del impuesto) y la ampliación de la base tributaria para aumentar los ingresos (asestando un duro golpe a la única industria griega con crecimiento, el turismo);

• medidas directas para mejorar la sostenibilidad a largo plazo del sistema de pensiones como parte de un programa general de reforma de las pensiones (es decir, la reducción el tramo de las pensiones más bajas, sin que se tenga en cuenta la depreciación vivida por los fondos de pensiones causado por el programa de la troika de 2012 y sus efectos adversos de reducción de empleo y el trabajo sin declarar).

 • la salvaguardia de la total independencia jurídica de la autoridad estadística griega ELSTAT; (la troika exige un control completo sobre el modo en que se contabiliza el presupuesto griego, con la El “acuerdo” de la Cumbre … www.sinpermiso.onfo vista puesta en controlar totalmente la magnitud de la austeridad que se le impone al gobierno).

 • la plena aplicación de las disposiciones pertinentes del Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria, en particular haciendo que el Consejo Presupuestario sea operativo antes de formalizar el memorando de entendimiento e introduciendo recortes de gasto casi automáticos en caso de desviaciones con respecto a los ambiciosos objetivos de superávit presupuestario primario, previa solicitud de asesoramiento al Consejo Presupuestario y con arreglo a la aprobación previa de las Instituciones (el gobierno griego, que es consciente de que los objetivos fiscales dictados nunca se podrán cumplir bajo la imposición de la austeridad, debe comprometerse a aplicar más austeridad de forma automática en caso de nuevos fallos de la troika);

el 22 de julio a más tardar

• la aprobación de la ley de enjuiciamiento civil, que representa una revisión de gran calado de los procedimientos y disposiciones del sistema de justicia civil y puede acelerar de manera significativa los procesos judiciales y reducir los costes; (es decir, las ejecuciones hipotecarias, desahucios y liquidación de miles de hogares y negocios que no están en condiciones de cumplir los compromisos de pago de sus hipotecas y/o préstamos).

• la trasposición de la Directiva sobre reestructuración y resolución bancaria, con el apoyo de la Comisión Europea.

 

De manera inmediata, pero solo con posterioridad a la ejecución jurídica de las primeras cuatro medidas anteriormente mencionadas, así como al refrendo por parte del Parlamento griego de todos los compromisos incluidos en el presente documento, verificados por las Instituciones y por el Eurogrupo, se podrá tomar la decisión de encomendar a las Instituciones que negocien un memorando de entendimiento (o sea que el gobierno de Syriza debe humillarse hasta tal punto que como paso previo a la solicitud de otro rescate tóxico debe imponer severas medidas de austeridad, siendo Syriza famoso internacionalmente justamente por oponerse a ello). Dicha decisión solo se tomaría en caso de haberse completado los procedimientos nacionales y si se cumplen las condiciones previas del artículo 13 del MEDE sobre la base de la evaluación a que hace referencia el artículo 13, apartado 1.

 

A fin de sentar las bases para que se pueda firmar el memorando de entendimiento adecuadamente, la oferta de medidas de reforma que ha presentado Grecia ha de reforzarse considerablemente, para tomar en consideración el grave deterioro que experimentó la situación económica y presupuestaria del país el año pasado (lo que se interpreta como que Syriza debe aceptar la mentira de que esto, en lugar de las tácticas de asfixia de los acreedores, fue la causa del fuerte deterioro económico de los últimos seis meses – se le pide a la víctima que asuma la culpa por el comportamiento del villano). El gobierno griego debe comprometerse formalmente a reforzar sus propuestas (es decir, a hacerlas más regresivas e inhumanas) en algunos ámbitos indicados por las Instituciones, con un calendario satisfactorio y claro de legislación y de aplicación que incluya hitos y elementos de referencia estructurales y cuantitativos, de manera que pueda verse con claridad el rumbo de las políticas a medio plazo. En concreto, el gobierno debe, de acuerdo con las Instituciones:

 • llevar a cabo una ambiciosa reforma de las pensiones (léase recortes) y determinar políticas destinadas a compensar plenamente los efectos presupuestarios de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la reforma de las pensiones de 2012 (o lo que es lo mismo, anular el fallo de la Corte en favor de los pensionistas) y aplicar la cláusula de déficit nulo (lo que implica recortar un 85% las pensiones secundarias que habían sido había defendidas con uñas y dientes los últimos cinco meses por el gobierno de Syriza) –o bien otras medidas similares por mutuo acuerdo (es decir, encontrar víctimas “equivalentes”)– a más tardar en octubre de 2015;

• adoptar reformas más ambiciosas del mercado de bienes y servicios, con un calendario claro de aplicación de todas las recomendaciones del instrumental I de la OCDE (la OCDE acaba de renunciar a estas recomendaciones después de rediseñar las reformas en colaboración con el gobierno de Syriza), incluidos el comercio dominical, los períodos de rebajas, la propiedad de las farmacias, la leche y las panaderías, excepto los medicamentos de venta libre, que se aplicarán en un momento ulterior, así como para la liberalización de las profesiones cerradas esenciales desde el punto de vista macroeconómico (como por ejemplo el transporte por transbordador). Para la aplicación del instrumental II de la OCDE habrá que incluir en las actuaciones previas las manufacturas;

 • en cuanto a los mercados de la energía, proceder a la privatización del operador de redes de trasmisión eléctrica (ADMIE) a menos que puedan encontrarse medidas que tengan efecto equivalente en la competencia, acordadas con las Instituciones (lo que equivale a decir que se venderá ADMIE a intereses particulares específicos a instancias de las Instituciones);

 • por lo que respecta al mercado laboral, efectuar revisiones rigurosas y modernizar la negociación colectiva (esto es, asegurar que no se permite la negociación colectiva), en consonancia con las directivas y prácticas idóneas de la UE pertinentes, el derecho de huelga (es decir, prohibirlo) y el despido colectivo (el cual quiere dejarse en manos de la voluntad caprichosa del empresario), de acuerdo con el calendario y el enfoque acordados junto con las Instituciones (básicamente, la troika decide). A partir de estas revisiones, las políticas de mercado laboral deberán ajustarse a las prácticas idóneas internacionales y europeas, sin que se retroceda a pasadas políticas que son incompatibles con el objetivo de promover un crecimiento sostenible e integrador (o lo que es lo mismo, no debería haber mecanismos que los trabajadores asalariados puedan usar para lograr mejores condiciones en la empresa);

• adoptar las medidas necesarias para fortalecer el sector financiero, como una actuación resuelta en relación con los préstamos fallidos (es decir, se avecina un tsunami de ejecuciones hipotecarias) y medidas tendentes a reforzar la gobernanza del Fondo Helénico de Estabilidad Financiera y de los bancos (lo cual implica que el pueblo griego que es quién precisamente mantiene el FHEF y a los bancos no tendrá ningún control sobre estos), en concreto eliminando toda posibilidad de interferencia política, especialmente en los procedimientos de nombramiento (a excepción, claro está, de la interferencia política de la troika). Por otra parte, el gobierno griego deberá adoptar las siguientes medidas:

• elaborar un programa de privatizaciones de escala considerablemente mayor y con una mejor gobernanza; se transferirán bienes griegos a un fondo independiente, que monetizará los activos mediante privatizaciones y otros medios (se prevé que una agencia fiduciaria del estilo de la que se creó en la Alemania Oriental – la Treuhandanstalt – venda todas las propiedades públicas sin las grandes inversiones que la Alemania Occidental hizo en esa zona como compensación por el desastre de la Treuhand). La citada monetización de activos constituirá una fuente para realizar los pagos adicionales del nuevo préstamo del MEDE previstos y generará durante la vigencia del nuevo préstamo un total previsto de 50 000 millones de euros, 25 000 millones de los cuales se utilizarán para la amortización de la recapitalización de los bancos y otros activos, y el otro 50 % de la cantidad restante (es decir, el 50 % de 25 000 millones) se utilizará para reducir la tasa de endeudamiento en relación con el PIB), y el 50 % restante se utilizará para inversiones (es decir, se venderán las propiedades públicas y las pírricas sumas que se obtengan se dedicarán a servir una deuda impagable – sin que quede nada que pueda dedicarse específicamente a inversiones públicas o privadas). Dicho fondo se establecerá en Grecia y será gestionado por las autoridades griegas bajo la supervisión de las Instituciones europeas correspondientes (aunque nominalmente sea de titularidad griega, como el FHEF o el Banco de Grecia, estará totalmente controlado por los acreedores). De acuerdo con Instituciones y aplicando las prácticas internacionales idóneas, se adoptará un marco legislativo para garantizar unos procedimientos transparentes y un precio de venta de activos adecuado, de acuerdo con los principios y normas de la OCDE sobre la gestión de las empresas de propiedad estatal (EPE) (esto es, la Troika hará lo que le venga en gana).

 • de acuerdo con las aspiraciones del gobierno griego, modernizar y reforzar de manera significativa la administración pública e instaurar un programa, bajo los auspicios de la Comisión Europea, para la creación de capacidad y la despolitización de la administración pública griega (lo que convertirá a Grecia en una zona sin democracia moldeada en Bruselas, un tipo de gobierno supuestamente tecnocrático que sea políticamente tóxico e inepto en macroeconomía). Antes del 20 de julio habrá de presentarse una primera propuesta, tras conversaciones con las Instituciones. El gobierno griego se compromete a seguir reduciendo el coste de la administración (es decir, reducir los salarios más bajos y, a su vez, aumentar un poco los salarios de algunos de los burócratas afines a la troika) de acuerdo con un calendario acordado con las Instituciones;

• normalizar plenamente los métodos de trabajo con las Instituciones, incluido el necesario trabajo sobre el terreno en Atenas a fin de mejorar la ejecución y la supervisión de programas (este es el contraataque de la Troika que exige al gobierno que los invite a regresar a Atenas como Conquistadores – una Paz Cartaginense en toda regla). El gobierno ha de consultar y acordar con las Instituciones todos los proyectos legislativos en los ámbitos pertinentes, con suficiente antelación antes de someterlas a la consulta pública y al Parlamento (es decir, que después de cinco meses de gozar de una corta independencia, el Parlamento griego debe volver a ser un apéndice de la Troika – aprobando la legislación traducida como si de un proceso mecánico se tratara). La Cumbre del Euro subraya una vez más que la ejecución es un elemento crucial, y en este sentido celebra que el gobierno griego se proponga solicitar, a más tardar el 20 de julio, apoyo de las Instituciones y de los Estados miembros en el ámbito de la asistencia técnica, y pide a la Comisión Europea que coordine este apoyo europeo;

• con la excepción de la Ley relativa a la crisis humanitaria, el gobierno griego revisará, con vistas a modificar la legislación que se introdujo por oposición a los acuerdos del 20 de febrero, volviendo retroactivamente a previos compromisos de programa o determinará unos claros equivalentes compensatorios de los derechos adquiridos posteriormente generados (no basta con la promesa de no legislar con autonomía, sino que el gobierno deberá derogar retrospectivamente todos los proyectos de ley aprobados los últimos cinco meses) .

 Los compromisos enumerados son requisitos mínimos para iniciar las negociaciones con el gobierno griego. No obstante, la Cumbre del Euro ha dejado claro que el inicio de las negociaciones no impedirá cualquier posible acuerdo final sobre un nuevo programa MEDE, que tendrá que basarse en una decisión sobre todo el conjunto de medidas (que incluirá necesidades financieras, viabilidad de la deuda y posible crédito transitorio) (es decir, autoflagelarse, imponer más austeridad a una economía destruida por la austeridad, para que el Eurogrupo luego decida si otorga o no más créditos tóxicos e insostenibles).

La Cumbre del Euro toma nota de que las posibles necesidades financieras del programa están entre 82 000 y 86 000 millones de euros, según evaluación de las Instituciones (básicamente, el Eurogrupo ha consensuado una cifra enorme, por encima de lo que es necesario, con el objetivo de señalar que la reestructuración de la deuda está fuera del debate y que ahora todo gira alrededor de la "esclavitud" de la deuda), y les invita a explorar posibilidades de reducir la dotación financiera mediante un enfoque presupuestario distinto o mayores medidas de privatización (Sí y los cerdos pueden volar). La restauración del acceso al mercado, que es un objetivo de todo programa de asistencia financiera, disminuye la necesidad de recurrir a la dotación total (los acreedores harán cualquier cosa para evitar esto como, por ejemplo, asegurarse de que Grecia solo entra en el programa de flexibilización cuantitativa [quantitative easing] del BCE en 2018, una vez este programa… se haya acabado). La Cumbre del Euro toma nota de las urgentes necesidades de financiación de Grecia, lo que recalca la necesidad de un avance muy rápido hacia una decisión sobre un nuevo memorando de entendimiento: se calcula que ascienden a 7 000 millones de euros para el 20 de julio 5 000 millones de euros más para mediados de agosto (versión renovada de la política de “prolongar y fingir”).

La Cumbre del Euro reconoce la importancia de garantizar que el Estado griego pueda liquidar sus pagos atrasados con el FMI y con el Banco de Grecia y satisfacer sus obligaciones de deuda en las próximas semanas, para crear condiciones que permitan una conclusión ordenada de las negociaciones. El riesgo de que no se concluyan rápidamente las negociaciones corresponderá plenamente a Grecia (una vez más, se le pide a la víctima que asuma la culpa por el comportamiento del villano). La Cumbre del Euro invita al Eurogrupo a tratar estos asuntos urgentemente.

A la vista de los graves problemas a los que se enfrenta el sector financiero griego, la dotación total de un posible nuevo programa MEDE tendría que incluir la fijación de un colchón de entre 10 000 y 25 000 millones de euros destinado al sector bancario, para hacer frente a posibles necesidades de recapitalización y costes de resolución bancaria, de los que 10 000 millones de euros estarían disponibles de inmediato en una cuenta separada en el MEDE (es decir, que la troika admite que la recapitalización bancaria que se llevó a cabo entre 2013 y 2014, que solo iba a necesitar como máximo 10.000 millones de euros, fue insuficiente, pero por supuesto se culpa a... el gobierno de Syriza).

La Cumbre del Euro es consciente de que una decisión rápida sobre un nuevo programa es condición para que los bancos puedan volver a abrir y se evite así un aumento del plan total de financiación (esto es, la Troika cerró los bancos griegos para forzar al gobierno de Syriza a rendirse y ahora exige que se vuelvan a abrir). El BCE/MUS llevará a cabo una evaluación global después del verano. El colchón total atenderá posibles carencias de capital tras la evaluación global, una vez se haya aplicado el marco jurídico.

Hay una grave preocupación por la viabilidad de la deuda griega (Presten atención. ¿En serio? ¡cielos!). Esto se debe al relajamiento de las políticas durante los últimos doce meses, que ha causado el deterioro reciente de la situación macroeconómica y financiera nacional (es decir, no fueron los créditos de “rescate” del tipo “prolongar y fingir” que se otorgaron en 2010 y 2012 los que, junto con la austeridad que destroza el PIB, han causado que la deuda escale hacia niveles inmensos – sino que fue la perspectiva, y el hecho, de tener un gobierno que criticaba estos “rescates” lo que… causó la Insostenibilidad de la Deuda) . La Cumbre del Euro recuerda que los Estados miembros de la zona del euro han adoptado en los últimos años un notable conjunto de medidas de apoyo a la viabilidad de la deuda griega, lo que ha suavizado el servicio de esta deuda y supuesto una importante reducción de costes (los dos primeros programas de “rescate” fracasaron y la deuda se disparó tal y como era previsible dado que el objetivo real de los programas de “rescate” era transferir las pérdidas bancarias a los contribuyentes europeos).

Así las cosas, en el contexto de un posible futuro programa MEDE, y de acuerdo con el espíritu de la declaración del Eurogrupo de noviembre de 2012 (los acreedores nunca cumplieron la promesa de restructurar la deuda al anterior gobierno griego), el Eurogrupo está preparado para considerar, de ser necesario, posibles medidas adicionales (periodos más largos de gracia y amortización), a fin de garantizar que las necesidades financieras totales permanezcan en un nivel viable. Tales medidas estarán condicionadas a la plena aplicación de las medidas que habrán de convenirse en un nuevo posible programa con Grecia y se tomarán en consideración una vez haya finalizado satisfactoriamente la primera revisión (es decir, otra vez la Troika va a dejar la tarea del gobierno griego subordinada a una deuda impagable y cuando, como consecuencia, el programa fracase, la pobreza aumente y los ingresos caigan todavía más, entonces se podrá hacer una quita de la deuda – tal y como hizo la Troika en 2012).

La Cumbre del Euro insiste en que no pueden llevarse a cabo quitas nominales de la deuda (Tengan en cuenta que el gobierno de Syriza sugiere desde enero una reestructuración de la deuda, sin quita, que maximice el valor actual esperado de los pagos de Grecia a sus acreedores – lo cual ha sido rechazado por la Troika dado que su objetivo era, sencillamente, humillar a Syriza).El gobierno griego reitera su compromiso inequívoco de cumplir, plenamente y dentro de los plazos previstos, con sus obligaciones financieras para con todos los acreedores (Cabe señalar que esto solo podría suceder después de una reestructuración sustancial de la deuda) .

Siempre que se cumplan todas las condiciones necesarias recogidas en el presente documento, el Eurogrupo y el Consejo de Gobernadores del MEDE, de acuerdo con el artículo 13, apartado 2, del Tratado del MEDE, podrán dar mandato a las Instituciones de negociar un nuevo programa MEDE, si se cumplen las condiciones previas del artículo 13 del Tratado del MEDE de acuerdo con la evaluación mencionada en el artículo 13, apartado 1.

Para ayudar al crecimiento y a la creación de empleo en Grecia (en los próximos 3-5 años) (habiéndose destrozado el crecimiento y el empleo durante los últimos cinco años…) la Comisión trabajará estrechamente con las autoridades griegas para movilizar hasta 35 000 millones de euros (al amparo de diversos programas de la UE) para financiar las inversiones y la actividad económica, inclusive en las PYME (es decir, se dispondrá la misma cantidad de fondos estructurales, más algún dinero extra, de los que ya estaban disponibles entre 2010 y 2014) . Como medida excepcional, y habida cuenta de la especial situación en que se encuentra Grecia, la Comisión propondrá que se aumente el nivel de financiación previa en 1 000 millones de euros para dar un impulso inmediato a la inversión, aumento que deberá ser abordado por los colegisladores de la UE (esto es, de los 35.000 millones, únicamente 1.000 son dinero real). El Plan de Inversiones para Europa proporcionará asimismo a Grecia oportunidades de inversión (el mismo plan al que la mayoría de ministros de finanzas de la eurozona se refieren como un programa fantasma).

Yanis Varoufakis, exministro de finanzas del gobierno griego de Syriza, es un reconocido economista greco-australiano de reputación científica internacional. Es profesor de política económica en la Universidad de Atenas y consejero del programa económico del partido griego de la izquierda, Syriza. Fue recientemente profesor invitado en los EEUU, en la Universidad de Texas. Su libro El Minotauro Global, para muchos críticos la mejor explicación teórico-económica de la evolución del capitalismo en las últimas 6 décadas, fue publicado en castellano por la editorial española Capitán Swing, a partir de la 2ª edición inglesa revisada. Una extensa y profunda reseña del Minotauro, en SinPermiso Nº 11, VeranoOtoño 2012. Traducción para www.sinpermiso.info: Laura de la Villa